Renta complementaria de ingresos del trabajo (RGI) – CAV

Mucha gente cree que la renta de garantía de ingresos o RGI solo puede solicitarla quien no tiene un empleo. Si embargo, dentro de la misma existe una modalidad para quien, pese a tener trabajo, no tenga unos ingresos suficientes. Cada vez más trabajadoras y trabajadores necesitan de esta renta complementaria, ya que cada vez más mujeres y hombres, pese a que tengan un empleo, viven por debajo del umbral de la pobreza. Aunque es innegable la necesidad de que las prestaciones sociales se aumenten y llegen a más gente el aumento de esta situación es fruto de la continuadas reformas, del recorte en derechos y de la destrucción de las relaciones laborales, por lo que su solución debe provenir obligatoriamente de políticas que hagan frente a la precariedad y a la explotación laboral.

Sin embargo, para el Gobierno Vasco, esta ayuda económica se trata de un “estímulo al empleo”, es decir, en lugar de hacer frente a la precariedad laboral y a los empleos precarios, acepta la situación y, además, la “estimula” mediante “parches” con dinero público.

¿En qué casos puede solicitarse esta renta?

Si tienes un empleo o percibes una pensión, pero las canidades que recibes no llegan a los mínimos establecidos. Como siempre, lo que se tendrá en cuenta serán los ingresos de la unidad familiar:

– Una única persona: 1.075 euros al mes
– Dos personas: 1.225 euros al mes
– Tres o más personas: 1.350 euros al mes
(Con las pagas extra prorrateadas)

Por ejemplo, si tus ingresos son de 400 euros al mes, Lanbide debería complementártelos con 675 euros, hasta llegar a los 1.075.

Duración:

Esta renta puede percibirse, como máximo, durante tres años. No tienen por qué ser sucesivos. Puedes detener su cobro y, posteriormente, renovarlo.

Requisitos:

– Constituir una unidad económica independiente, por lo menos, con un año de antelación. Esta unidad puede estar constituida por una sola persona, es decir, tú, o en convivencia con tu pareja u otro/a(s) familiar(es).

– Durante los tres años anteriores a solicitar esta ayuda debes haber estado empadronada o empadronado en la CAV. En el caso contrario, sería suficiente con un único año, siempre y cuando puedas demostrar que has estado trabajando y cotizando a la Seguridad Social durante cinco años.

– Debes ser mayor de 23 años. Si eres menor de 23, existen ciertas excepciones: si tienes descendencia, en caso de orfandad o si llevas por lo menos 6 meses de matrimonio.

– No puedes estar trabajando a jornada parcial (por voluntad propia)

 

¡Atención! Como esta ayuda se trata de un tipo de renta de garantía de ingresos, mientras estés percibiéndola (aunque la cantidad sea pequeña, aunque sea solamente un euro), también podrás solicitar la ayuda para alquiler de vivienda.