Por fin, la Secretaría de Migraciones ha respondido positivamente a este requerimiento: aunque se haya solicitado asilo, también se podrá tramitar un permiso de residencia.

Como las oficinas están cerradas y los plazos administrativos están en suspenso ¿qué está ocurriendo durante el estado de alarma con los trámites que tienen que realizar las personas migrantes?

Por medio de una Orden publicada el 20 de mayo se ha establecido que los permisos de trabajo y residencia de las personas migrantes se prorroguen automáticamente durante seis meses.

A la hora de solicitar la prestación por desempleo, además de el tiempo que tengamos cotizado en el Estado, también se tiene en cuenta el que hayamos podido pasar trabajando en algún otro país de Europa.

Sea cual sea tu situación administrativa, es deir, tengas “papeles” o no, puedes solicitar la tarjeta sanitaria.

Si eres migrante, el primer papel que tienes que hacer es el padrón o empadronamiento. Es imprescindible para pedir la residencia por arraigo, ayudas sociales, la tarjeta sanitaria o para escolarizar a las y los menores.

Si eres una persona migrante extracomunitaria y quieres regresar a tu país de origen, puedes pedir el plan de retorno voluntario. Existen tres modalidades: APRE, retorno voluntario productivo y retorno humanitario.

En el Estado español existen dos regímenes de extranjería: el régimen general y el régimen comunitario. Asimismo, existen distintos permisos de residencia, que puedes solicitar según cuál sea tu situación.

Se trata de un permiso temporal. Debes demostrar que has estado viviendo en el Estado durante tres años y necesitas un contrato de trabajo. Sin embargo, no es necesario que hayas trabajado anteriormente (o que lo tengas que demostrar).

Se trata de un permiso temporal. Debes acreditar que has estado viviendo en el Estado durante dos años, pero no necesitas un contrato laboral. Aunque sí tienes que demostrar que has estado trabajando anteriormente, por lo menos, durante seis meses.

Es un permiso que se concede por ser familiar de alguien que resida legalmente en el Estado. La persona que quiere traer a sus familiares debe tener un empleo y demostrar que tiene una vivienda adecuada.

Aunque no tengas permiso de residencia ni de trabajo, tienes los mismos derechos laborales que cualquier otro trabajador o trabajadora. Además, si puedes demostrar que has estado trabajando, puedes pedir la residencia por arraigo laboral.

No hay una regulación al respecto, pero sí una sentencia del Tribunal Supremo favorable. Si los documentos de una trabajadora o trabajador migrante caducan, no es razón para que sea despedido.

Si tienes la nacionalidad española y has tenido que ir a trabajar a otro Estado, podrás percibir las ayudas para personas migrantes retornadas.

Cómo dar de alta en la Seguridad Social paso a paso y documentación necesaria. Cómo realizar un contrato de trabajo a trabajadoras y trabajadores migrantes que están en situación administrativa irregular.