jardunaldi partzialak

Jornadas parciales y cálculo de las pensiones

En Hego Euskal Herria, de todas las personas que trabajan a tiempo parcial, un 80% son mujeres. No es algo que se escoja libremente, ni una elección voluntaria, sino que, en la gran mayoría de los casos, estas mujeres están obligadas a trabajar de esta manera: una de las principales razones es que las empresas no les ofrecen jornadas completas, a lo que hay que añadir que los trabajos de cuidados hoy por hoy todavía quedan a cargo de las mujeres.

Las jornadas parciales, además, se utilizan la mayoría de las veces de forma fraudulenta, ya que se usan para cubrir puestos de trabajo que deberían ser de jornada completa. De esta manera, se reconoce una jornada menor, pero, en la práctica se obliga a estas personas a realizar más horas que las estipuladas, a veces mediante horas complementarias que se abonan, pero muchas veces con horas que ni se reconocen ni se pagan. Éste es uno de los fraudes más extendidos y, como hemos, visto, que se utiliza especialmente en contra de las mujeres.

Obligar a trabajar a jornada parcial es una de las razones que explican la brecha salarial: cuanto más reducida la jornada, más reducido también el salario. Pero, esto, además de a los salarios, también afecta a las pensiones. Podríamos decir que la vida laboral de muchas y muchas mujeres pasa de recibir unos salarios de miseria a percibir unas pensiones aún más miserables.

Y por si esta forma de discriminación no fuese suficiente, las fórmulas que se han utilizado hasta el momento para realizar el cálculo de estas pensiones han supuesto una discriminación doble, ya que las jornadas parciales han sido castigadas especialmente por la Seguridad Social.

El carácter discriminatorio del cómputo de las cotizaciones a tiempo parcial.

Como decíamos, la jornada parcial ha sido castigada hasta el momento y, además, de dos maneras distintas (como si estar obligada a trabajar a jornada parcial no fuese suficiente castigo):

  1. A la hora de calcular si se cumple con el periodo mínimo de cotización necesario.
  2. Para calcular el importe de la pensión.

La normativa de la Seguridad Social no reconocía la equivalencia de día trabajado con día cotizado y se basaba en un cómputo teórico de cotizaciones. Esto suponía la exigencia de un esfuerzo superior de cotizaciones tanto para acceder a la pensión (si 15 años es el periodo mínimo para acceder a la jubilación, con una jornada parcial del 50% se les exigía 30), como también para calcular la cuantía de la pensión, ya de por sí bajas, al ser bajas también las bases de cotización.

Las resoluciones del Tribunal Europeo

En noviembre de 2012 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea resolvió que la manera con la que el Estado español contabilizaba las cotizaciones de los empleos a tiempo parcial y calculaba las pensiones de jubilación era discriminatoria y contraria al derecho comunitario (ya que contravenía la Directiva 79/7/CEE).

Para entender la magnitud de esta discriminación nos basta con ver el caso que llegó hasta ese tribunal: para acceder a una pensión de jubilación son necesarios, por lo menos, 15 años cotizados; sin embargo, la mujer que llevó su caso hasta Europa, a causa de las jornadas parciales, estaba obligada a haber cotizado 98 años para haber podido generar este derecho.

Tras esta resolución de Europa, se pronunció el Tribunal Constitucional y en agosto de 2013 el Gobierno español, obligado por estas resoluciones judiciales, publicó un real decreto al respecto (Real Decreto 11/2013, del 2 de agosto).

Por medio del mismo se estableció una nueva normativa para calcular las cotizaciones de las jornadas parciales. Esta nueva normativa que comenzó a aplicar la Seguridad Social mejoró en cierta medida la situación (se computaban los días trabajados de una manera similar y, tras ello, se les aplicaba un coeficiente de parcialidad del 1,5); sin embargo, continuó sin equiparar días trabajados con días cotizados.

En el sindicato LAB ya denunciamos que la nueva normativa no cumplía la resolución judicial ni la directiva europea, porque seguía siendo discriminatoria.

Así, en el año 2019 el Tribunal Europeo tuvo que apercibir nuevamente al Estado de que la forma de cálculo adoptada seguía siendo discriminadora. Lo que tuvo que aceptar el Tribunal Constitucional en julio de 2019 y volvió a resolver en el mismo sentido.

Situación actual y reclamaciones a la Seguridad Social

Como se ha explicado, las resoluciones judiciales del Tribunal de Justicia de la UE y del Tribunal Constitucional han obligado al gobierno español a reconocer a las personas contratadas a tiempo parcial la equivalencia de día cotizado igual a día trabajado. Los argumentos principales han sido no considerar objetivamente justificado el cómputo que penalizaba las cotizaciones a tiempo parcial y su carácter discriminatorio, al acreditarse que las personas afectadas son mayoritariamente mujeres.

No obstante, el Tribunal Constitucional ha limitado las consecuencias de su fallo a las nuevas pensiones. Dicho de otra manera, que no serán calculadas de esta nueva forma más que las pensiones que tengan lugar a partir de su dictamen; es decir, que no se va a aplicar con retroactividad y, por tanto, las pensiones de aquellas personas que ya la están percibiendo no van a ser revisadas.

Junto con esto, la Seguridad Social anunció que comenzaría a revisar de oficio aquellas pensiones que, pese a estar reconocidas, aún carecen de resolución en firme (alrededor de 8.500). Según han previsto, muchas de estas no van a variar, ya que, en algunos casos, la parcialidad de la jornada llegaba al 67%, por lo que la aplicación del coeficiente del 1,5 ya las convertía en jornada completa y, en otros muchos casos, porque la pensión, al ser tan baja, ya perciben el complemento a mínimos y, por tanto, con la posible subida a aplicar, quedarían, de todas formas, de la misma manera.

En el sindicato LAB hemos presentado reclamaciones para solicitar el caracter retroactivo y por lo tanto la revisión de la cuantía de la pensión reconocida al amparo de la normativa anterior declarada discriminatoria. De momento estamos a la espera de conocer los primeros pronunciamientos judiciales.

En atención a estas resoluciones judiciales que se dicten valoraremos la oportunidad de realizar reclamaciones masivas.

Para ello, os mantendremos informadas y, además, siempre podéis solicitar más información en los servicios jurídicos del sindicato en tu comarca.

En cualquier caso, el nuevo cómputo de cotizaciones no va a solucionar por sí solo las bajas pensiones que genera el trabajo a tiempo parcial. Por ello, el sindicato asume la reivindicación del movimiento de pensionistas de una pensión mínima de 1.080 euros, como forma de atajar la situación de pobreza que se deriva de las bajas pensiones del colectivo de pensionistas en general y de las mujeres en particular.