¿Qué es el finiquito?

Cuando finaliza la relación laboral (sea cual sea la razón), la empresa adeuda a la trabajadora o trabajador ciertas cantidades. La empresa debe hacer una propuesta por escrito en la que refleje esas cantidades que le faltan por abonar. Esto es el finiquito.

El finiquito y la indemnización no son lo mismo. El finiquito se recibe en todos los casos, pero si la empresa te ha despedido, además del finiquito, también debe entregarte un documento donde aparezca la indemnización o, si no, debe formularse en la misma carta de despido. Siempre que no se trate de un despido disciplinario, ya que en este caso no hay indemnización.

¿Qué debe aparecer en el finiquito?

Aunque el finiquito sea un documento obligatorio, no existe un modelo oficial. No obstante, debe aparecer lo siguiente:

• Las cantidades que la empresa debe a la trabajadora o trabajador:

– El salario correspondiente a los días que se han trabajador durante el mes en que ha terminado el contrato. Es decir, si la relación laboral ha terminado, por ejemplo, el día 20 del mes, el salario correspondiente a esos 20 días.
– La parte proporcional de las pagas extra. Le corresponde una parte proporcional de las pagas extra al tiempo que se ha trabajado durante el año.
– Las vacaciones que no hayas disfrutado. Supongamos que la relación laboral ha terminado en mayo: tienes derecho a 30 días de vacaciones al año, esto son 2,5 días de vacaciones por cada mes; por el tiempo trabajado desde enero a mayo, por tanto, habrías generado 12,5 días de vacaciones. La empresa debe pagarte esos días de vacaciones. Recuerda que se tienen en cuenta a la hora de solicitar la prestación de desempleo: tienes un plazo de 15 días laborales, que comenzaría a partir de esos días de vacaciones.
– Las horas extra. Aquellas que hayas realizado y todavía no te haya pagado la empresa.
Pluses y demás pagas. En algunos convenios se establecen pluses por productividad o beneficios. En el finiquito también debería aparecer la parte proporcional de los mismos.

Todas estas cantidades deben aparecer en bruto y deben devengarse de las mismas las retenciones o cotizaciones, igual que con el salario, ya que el finiquito es en sí parte del salario.

• Cantidades que la trabajadora o el trabajador adeuda a la empresa:

– Puede suceder que debas alguna cantidad de dinero a la empresa, por ejemplo, si has pedido algún anticipo.
– Si eres tú quien ha pedido la baja voluntaria de la empresa y no has respetado los días de preaviso (suelen ser, por lo general, 15), la empresa puede descontarte esos días en el finiquito.
– La situación más usual suelen ser las vacaciones disfrutadas de sobra. Como hemos visto antes, si la relación laboral finaliza después de que hayas cogido las vacaciones que te corresponden ese año, en octubre, por ejemplo, y ya has disfrutado los 30 días, quiere decir que también has cogido las vacaciones correspondientes a los meses de noviembre y diciembre, es decir, 5 días más de los que has generado (2,5 días por cada mes). Esta cantidad se te descontará en el finiquito.

Firmar el finiquito

Hay que comprobar bien el finiquito, para ver si las cantidades que dice la empresa son las correctas. Hacerlo en el momento es bastante complicado. Por eso te recomendamos que hagas lo siguiente:

• Tienes derecho a que esté presente tu representante sindical. Si lo pides y la empresa se niega o te pone inconvenientes, supondría una falta grave. Aunque las cantidades no se puedan comprobar en el momento, es importante que esté contigo una delegada o delegado, para evitar presiones y artimañas de la empresa.

• Deben darte siempre una copia del finiquito. Exígela.

• Escribe siempre la fecha: tienes un año para reclamar el finiquito, pero si la empresa te ha despedido, es posible que intente atrasar a sabiendas el finiquito, para que se te pasen los días que tienes para reclamar el despido (hay 20 días para impugnarlo). Sin embargo, no recibir el finiquito no supone que este plazo no haya empezado a correr. Puedes reclamar a la vez el despido y que no se te haya entregado el finiquito. Como te recomendamos siempre, ponte en contacto con el sindicato tan pronto como recibas el aviso de despido.

• Antes de firmar, escribe “no conforme”. Esto tiene gran importancia, ya que si no lo haces, la reclamación será mucho más difícil. La firma, en sí misma, significa que estás de acuerdo.

• Para cuando la empresa te entregue el finiquito, ha tenido que abonarte ya las cantidades que te adeuda. Es decir, junto con el finiquito también tiene que darte el talón o el justificante de que te ha realizado la transferencia bancaria. Si no hace esto, no te fíes de que te prometa que ya te lo pagará luego, ni tampoco si te dice que te va a volver a contratar. Si no te ha pagado en el momento, antes de firmar escribe “cantidades no recibidas”.

• Tampoco está de más que también escribas “pendiente de comprobación”

• La firma es lo último que tienes que hacer, después de haber escrito que no estás conforme, ya que puede ser que si firmas al principio, la empresa te quite el documento de las manos sin darte tiempo a poner nada más.

¿Y si has firmado el finiquito sin poner nada más?

Si firmas el finiquito sin aclarar que no estás conforme, de por sí, quiere decir que estás de acuerdo con la finalización de la relación laboral y con la liquidación. No obstante, es posible reclamar, aunque será mucho más difícil. Si la empresa te ha despedido mira “¿qué hacer si te despiden?”

¿Cuándo tiene que pagarte la empresa el finiquito?

Tiene que pagártelo en el momento en que te lo entregue, que normalmente suele ser el último día de trabajo. Puede ser que te digan que te pagarán cuando abonen las nóminas (normalemnte al final de mes). Sin embargo, ése no es el momento adecuado para ello. Recuerda: escribe claramente que no has recibido el dinero.

Si te ha pagado por transferencia bancaria, puede ser que el dinero llegue a tu cuenta corriente un par de días después. Este retraso, a diferencia de otro tipo de retrasos, sí es aceptado por la jurisprudencia, ya que no está en manos de la empresa. De todas formas, deben entregarte junto con el finiquito el justificante de que la transferencia se ha realizado.

Si no te pagan el finiquito:

Si la empresa no te da el documento del finiquito, seguramente tampoco te lo hayan pagado. Antes de nada, puedes reclamarle a la empresa que te haga entrega del mismo y que te lo abone. Lo mejor es hacerlo por medio de un burofax, para que la petición quede registrada en caso de que haya que denunciarlo en el juzgado. Aunque, sea cual sea la forma en la que se lo comuniques a la empresa, lo más importante es que tengas un “acuse de recibo”.

Como hemos dicho, tienes un año para reclamar el pago. El plazo empieza desde el momento en que finaliza la relación laboral, es decir, desde el momento en que te dan o te tenían que haber dado el finiquito.

Recuerda que los conceptos que aparecen en él son parte del salario y, por tanto, el modo de reclamar también es por medio de la papeleta de conciliación y, si fuese necesario, posteriormente una denuncia.

Si se reclama el pago del finiquito en los juzgados, también puede pedirse un %10 más, por la demora del pago.

Si no estás de acuerdo con el finiquito:

Si no estás de acuerdo con lo que aparece en el finiquito y, por tanto, con las cantidades que te han abonado, como hemos dicho, es muy importante que desde el principio pongas “no conforme”, “por comprobar” o alguna aclaración por el estilo.

También en este caso cuentas con el plazo de un año para reclamar las cantidades que la empresa no ha reflejado y, por lo tanto, faltan. Recuerda que primero habrá que hacerlo por medio de la papeleta de conciliación y, posteriormente, si no hay acuerdo, mediante una denuncia en los juzgados.