A los momentos en que hemos estado sin cotizar a lo largo de nuestra vida laboral se les denomina “lagunas de cotización”.

Aunque no hayamos cotizado, estas lagunas se tienen en cuenta para el cálculo de la pensión y, por decirlo de alguna manera, esa falta de cotización se “completa” con unas cotizaciones “ficticias”.

Os contamos todo esto en nuestro artículo y, además, también os traemos las mejoras que, sobre este tema y teniendo en cuenta la brecha de género, ha introducido la última reforma.

Las lagunas de cotización se integran tanto para la pensión por jubilación, como para la pensión por incapacidad permanente.