Subsidio para mayores de 52 años (subsidio de desempleo)

Actualizado el 12/10/2021

Tras la reforma laboral del PP en 2012, mediante la que se endurecieron los criterios para acceder a este subsidio, icluyendo la edad a la que se podía optar al mismo (pasó de 52 años a 55 años), mediante los presupuestos generales del Estado para 2019 volvió a reformarse, derogando los recortes que había sufrido previamente. Huelga decir que una reforma laboral tan lesiva debería haber sido derogada ya en su totalidad, tal y como, además, se prometió desde el nuevo gobierno estatal.

El subsidio para mayores de 52 años se percibe hasta la edad de jubilación y es el único de todos los subsidios de desempleo que cotiza, ya que el SEPE realiza las cotizaciones en la Seguridad Social para la pensión.

La base de esta cotización vuelve a ser del 125% del mínimo (la reforma del 2012 bajó el porcentaje al 100%).

 

Requisitos:

– Debes encontrarte en situación legal de desempleo y haberte apuntado como demandante de empleo. Mientras dure el subsidio tendrás que renovar el paro en las fechas que te corresponda. Así que, apúntalas bien y no te olvides de firmar.

– Tienes que haber agotado la prestación y/o el subsidio por desempleo.

– Tus ingresos brutos (también ha quedado derogado el punto por el que se tenían en cuenta los de la unidad familiar) no pueden ser más altos que el 75% del salario mínimo interprofesional: 723,50 euros para el año 2020. 

– Para solicitar este subsidio debes tener suficientes cotizaciones para la jubilación. Es decir, tienes que haber acumulado durante tu vida laboral, al menos, 15 años de cotizaciones, en cualquier régimen de la Seguridad Social (general, autónomos, hogar…). De estos 15 años, dos, por lo menos, deben estar dentro de los últimos 15 años.

– Tienes que haber cotizado por desempleo por lo menos durante seis años a lo largo de toda tu vida laboral. Ten cuidado, porque si has sido trabajadora o trabajador autónomo o del hogar, en estos regímenes no se cotiza al desempleo.

Es decir, si, por ejemplo, cumples con los años de cotización en el régimen de trabajo de hogar, pero no has estado nunca cotizando en el régimen general, no se te concedería este subsidio, porque te faltarían los seis años de cotización al desempleo. Puedes echar un vistazo a los siguientes apartados: subsidio para mayores de 45 años, renta activa de inserción (RAI), renta garantizada de ingresos (para la CAV), o renta garantizada (Navarra).

– También puedes acceder a este subsidio por vía de “hecho causante” o vía de acceso al subsidio. Esto quiere decir que, si tienes derecho a percibir algún otro tipo de subsidio, ese subsidio puede convertirse directamente en el de mayores de 52 años (más favorable, ya que, recordemos, entre otras cosas, cotiza a la Seguridad Social). Es decir, “podrán acceder las personas que anteriormente hayan agotado una prestación o subsidio por desempleo si desde entonces, se han mantenido inscritas como demandantes de empleo en los servicios públicos de empleo”.

 

¿Cuánto se percibe?

También en este caso es el 80% del IPREM: 451,92 euros (cantidades para el 2021). Antes del nuevo decreto, la reforma laboral impuso que si has estado trabajando a jornada parcial, el subsidio también sería parcial. No obstante, esto también ha quedado derorago, por lo que queda exento de dicha parcialidad.

 

Duración:

Hasta la edad de jubilación, siempre y cuando se sigan cumpliendo los requisitos. Es decir, si te han concedido el subsidio y cambiase tu situación, dejarías de percibirlo.

 

Plazo para la solicitud:

Si has estado cobrando la prestación o el subsidio por desempleo, recuerda que debes esperar un mes. A partir de ese momento, tienes 15 días laborables para solicitarlo.

Si te has quedado sin trabajo y no te corresponde ni prestación ni subsidio, tienes 15 días laborables desde que haya finalizado la relación laboral.

 

¿Qué documentación hay que presentar?

– El documento oficial de solicitud, donde tendrás que marcar la opción de subsidio para mayores de 52 años.
– Documento de identidad (DNI o NIE)
– El documento bancario que acredita la cuenta corriente donde quieres percibir la ayuda.

Para recibir el subsidio durante todo el tiempo que sea necesario, recuerda que debes firmar el paro los días que te corresponde. Además, cada año deberás presentar el documento que acredite las rentas que has percibido el año anterior.