Tarifa plana

Cotizaciones al RETA

Las bases de cotización de las y los autónomos (las mínimas y las máximas) y, por tanto, las cuantías que se deben abonar según cada base, se establecen, normalemente, en los Presupuestos Generales del Estado. A falta de presupuestos, en 2019 estas cuantías se han establecido mediante Decreto-Ley en diciembre de 2018 (Decreto-Ley 28/2018). Así la base mínima ha aumentado un 1,25% (944,40 euros para el 2019); la máxima serían 4.070 euros.

Tras esta subida se encuentra el hecho de que algunas cotizaciones que antes eran voluntarias han pasado a ser obligatorias. Estas cotizaciones son contingencias profesionales, formación contínua y cese de actividad. Antes una gran mayoría de personas cotizaba solo por contingencias comunes.

Los tipos de cotización, al ser obligatorio cotizar por todos los conceptos, se han unificado: todas y todos los autónomos tienen que cotizar un 30% en 2019. Este porcentaje irá subiendo en los sucesivos años: en 2020, un 30,30%; en 2021, 30,60%, y en 2022, 31%.

La cuota mínima, por tanto, son 283,30 euros en 2019:

Base mínima de cotización: 944,40 euros
Tipo: 30%
             ⇓
Cuota mínima: 283,30 euros al mes

Características de la tarifa plana

El gobierno del Estado ha impulsado que las trabajadoras y trabajadores se conviertan en autónomos, sobre todo como forma de bajar los datos del paro. Entre las medidas que ha puesto en marcha, tenemos la llamada “tarifa plana”. Esta medida entró en vigor en 2013.

En 2019 esta tarifa ha aumentado, pero tambien, al año anterior, prolongado en el tiempo: si antes con tarifa plana se pagaban 50 euros durante seis meses; ahora, son 60 euros durante un año.

Así, si, como hemos visto en el anterior apartado, la cuota mínima son 283,30 euros, con la tarifa plana pagaríamos mucho menos durante el primer año y, posteriormente, también se aplicarían reducciones.

Durante los primeros 12 meses: 60 euros, si se escoge la cuota mínima. Si optas por una cuota más alta, una reducción del 80%.
Desde el 13º mes al 18º: una reducción del 50%. Si escoges la cuota mínima, pagarías 141,65 euros.
Desde el 19º al 24º: una reducción del 30%. Si escoges la cuota mínima, pagarías 198,31 euros.
Desde el 25º al 36º: una reducción del 30%. Esta última bonificación es únicamente para hombres menores de 30 años y mujeres menores de 35 años.

Requisitos para solicitar la tarifa plana:

• Pueden pedirla aquellas personas que se dan de alta en autónomos por primera vez. Si ya has estado de alta, también, pero ha tenido que ser, por lo menos, dos años antes.
• Si previamente has estado en autónomos y has disfrutado de esta bonificación, tienen que haber pasado tres años, por lo menos.

La ley deja en manos de la Tesorería General de la Seguridad Social la decisión en torno a las solicitudes. Y en la práctica también tienen en cuenta otros criterios:

• Si, aunque seas autónoma o autónomo, eres parte de una sociedad (por ejemplo, habéis creado entre tres personas una S.L.) o, más concretamente, si eres autónoma o autónomo societario, seguramente te será denegada, aunque la ley no diga nada expresamene al respecto. Las y los autónomos societarios que han conseguido que se les aplique la tarifa plana, lo han hecho tras acudir a los tribunales.

• Si eres autónoma o autónomo colaborador tampoco podrás solicitarla (autónomos colaboradores son las y los familiares de una o un trabajador autónomo, con quien trabajan conjuntamente). Sin embargo, puedes acogerte a otro tipo de bonificaciones.


¡Atención! Mientras estés disfrutando de la tarifa plana, no se te exigirá que cotices por fin de actividad. En este caso solamente cotizarías por contingencias comunes y contingencias profesionales (51,50 euros por contingencias comunes y 8,50 euros por contingencias profesionales). Si el cese de actividad queda fuera, tampoco estarías cotizando durante estos años para tener la posibilidad de solicitar la “prestación de desempleo”.

Una vez que acabe el periodo de tarifa plana, estarías en la obligación de cotizar por todos los conceptos.