¿Qué es el salario mínimo interprofesional?

Actualizado el 11/10/2021

El salario mínimo interprofesional (SMI) es la retribución mínima que debe percibir cualquier trabajadora o trabajador. Es decir, ninguna persona puede cobrar por debajo de ese límite, sea cual sea su situación, sector o tipo de contrato.

Este límite se establece por medio de Decreto del Gobierno de Madrid publicado en el BOE.

Estos últimos años el SMI ha experimentado un incremento notable tras años en los que ha estado prácticamente congelado. De hecho, el Estado español contaba con un salario mínimo realmente bajo, sobre todo comparado con los países de su entorno de similares características socioeconómicas, tal y como reiteradas veces le ha reprochado el Consejo Europeo. Más adelante podréis encontrar unos cuadros comparativos.

Se viene reivindicando insistentemente que se cumpla con lo que dicta la Carta Social Europea, es decir, que el salario mínimo suba hasta el 60% del salario medio. En este momento, en lo que se refiere a Euskal Herria, deberían ser 1.400 euros. De hecho, el Consejo Europeo recientemente ha instado a todos los estados a que establezcan un salario mínimo digno y, además, hay que recordar que España ratificó por fin la Carta Social en 2019 (cosa que tenía pendiente desde su firma en el año 2000) y, por tanto, hoy por hoy se encuantra en la obligación de que su legislación se adecúe a la misma.

Este salario mínimo interprofesional, que ya de por sí es insuficiente en el Estado, es aún más ínfimo para las trabajadoras y trabajadores de Hego Euskal Herria, si tenemos en cuenta el coste de la vida en nuestro territorio. Es por esto que la mayoría sindical vasca ha puesto sobre la mesa la necesidad de que se establezca un SMI propio. Es hora de retomar este debate, de que los gobiernos de Gasteiz y de Iruñea impulsen esta iniciativa y de que la patronal consensúe un acuerdo interprofesional en este sentido.

Así han quedado las cuantías a partir de septiembre de 2021:

  • Diario: 32,17 euros
  • Mensual: 965 euros
  • Anual: 13.510 euros (14 pagas)
  • Trabajo del hogar: 7,55 euros a la hora (en aquellos casos en que se trabaje por horas)
  • Trabajadoras y trabajadores eventuales y temporeros: 45,70 euros diarios

No obstante, estos 965 euros corresponden a una jornada completa. Es decir, percibiríamos esta cantidad, si trabajásemos 40 horas semanales; si nuestra jornada fuese más corta, el salario se nos reduciría en la misma proporción. Así, si trabajásemos a media jornada (20 horas semanales), se nos aplicaría la mitad del salario mínimo: 482,5 euros.

Lo más importante es saber cuál es la proporción o porcentaje concreto de jornada que realizamos, aunque, para que nos hagamos una idea, os dejamos aquí una tabla que refleja el salario que correspondería a cada número de horas semanales:

Esta última subida ha sido publicada en el Boletín Oficial el 29 de septiembre y no se aplicará con más retroactividad que el mes mismo de septiembre; es decir, está en vigor a todos los efectos a partir del día 1 de septiembre. Esto quiere decir que si una trabajadora o trabajador percibe el salario mínimo, en el 2021 se le aplicará esta nueva cantidad a partir de septiembre. Así, de enero a agosto, ambos meses incluidos, le corresponderán 1.108,33 euros mensuales y de septiembre a diciembre, ambos meses incluidos, 1.125,83 euros (calculado el salario den 12 pagas):

1.108,33 x 8 meses = 8.866,64€
1.125,83 x 4 meses = 4.503,32€
Total para el año 2021.: 13.370€

Salario base y complementos

Todas las cantidades que hemos explicado aquí hacen referencia al salario bruto: los 965 euros no son lo que vamos a percibir a final de mes; es decir, no son salario neto, sino bruto. Este salario bruto comprende también las retenciones y cotizaciones que se nos descontarán posteriormente.

Pero ¿el salario mínimo es salario base?

El salario mínimo es la retribución mínima bruta, el mínimo que debe percibir toda trabajadora y trabajador, aunque no se considera salario base. Expliquémoslo un poco mejor: 

Por un lado, tal y como dice el artículo 27.1 del Estatuto de los Trabajadores, la revisión del salario mínimo no afecta a la estructura ni a la cuantía de los salarios, si éstos, tomados en su conjunto, son superiores. Dicho de otra manera, si el salario total que percibimos (salario base más complementos) es mayor que el SMI, esta subida no nos afectará.

Asimismo, en los decretos que vienen estableciendo el SMI se considera que para el cálculo del salario mínimo interprofesional, se tengan en cuenta los complementos salariales. Por tanto, nuestro salario base puede ser menor de 965€ ensuales, pero, si, junto a este salario base, percibimos algún complemento y nuestro salario, en su conjunto, llegase a esa cantidad, se entendería que la ley se está cumpliendo.

Este tema ha tenido diversas interpretaciones y ha llegado a los juzgados en más de una ocasión. En 2019, la Audiencia Nacional española dictaminó en el mismo sentido (y a favor de las empresas): el salario mínimo no es salario base y, por tant, también incluye los complementos o pluses salariales.

Con todo, tal y como veremos en el siguiente apartado, para calcular si llegamos al salario mínimo, se tiene que tener en cuenta solamente el salario en metálico. La parte que podamos percibir en especie quedará siempre fuera de dicho cálculo.

Pagos en especie

A veces, una parte del salario se percibe en especie. Esto es muy habitual, por ejemplo, en el trabajo de hogar y, especialmente, si es en régimen interno (por comer en la casa o vivir allí). No obstante, en cualquier caso y en cualquier sector, esa parte del salario que se percibe en especie nunca puede suponer más que el 30% de la totalidad del salario.

En lo respectivo al salario mínimo, aunque percibamos cualquier tipo de pago en especie, nunca podrá descontarse esto de ese salario mínimo. El salario mínimo debe ser en dinero obligatoriamente, también en el trabajo de hogar.

Trabajo de hogar

Como explicamos en el apartado “¿Cuánto debes cobrar si eres empleada de hogar?”, puedes trabajar a jornada completa, jornada parcial o por horas. No obstante, en cualquier caso, debes tener asegurado el salario mínimo (aunque se pueda negociar más que eso).

En el artículo que acabamos de mencionar puedes consultar cuál el el salario mínimo que corresponde a cada jornada.

Régimen autónomos

En el caso de las trabajadoras y trabajadores autónomos, el SMI no afecta directamente, en tanto en cuanto que no son asalariados. No obstante, si crees que tu situación pudiera ser de falsa o falso autónomo, consulta este artículo.

Aunque el SMI sí afecta al régimen de autónomos de forma indirecta, ya que la base mínima de cotización está ligada al salario mínimo. A partir de septiembre de 2021, las cuotas de autónomos sufrirán las siguientes subidas:

– Contingencias profesionales: del 1,1% al 1,3%
– Cese de actividad: del 0,8% al 0,9%
– Contingencias comunes: 28,3% (no hay subida)
– Formación profesional: 0,1% (no hay subida)

Por tanto, la subida, en general: del 30,3% al 30,6%

Esto quiere decir que la cuota que deben pagar mensualmente autónomas y autónomos subirá, según la que tengan escogida. Así, si se abona la cuota mínima, ésta pasará de 286 euros a 289 euros (3 euros más) y quien pague la cuota máxima abonará 12 euros más (1.245 euros al mes).

Embargos

En el caso de contraer una deuda con la administración pública o a consecuencia de un proceso judicial, la entidad acreedora puede solicitar que se embargue tu nómina. Sin embargo, la cuantía del salario mínimo interprofesional es inembargable. Es decir, ese mínimo no puedes sustraértelo de la nómina.

Si cobras más que el salario mínimo, el embargo se llevará acabo según marca el artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

FOGASA

FOGASA (Fondo de Garantía Salarial) se encarga de abonar los salarios e indemnizaciones que la empresa adeuda a sus trabajadoras y trabajadores, en los casos en que la empresa alega falta de capital o se encuentra en concurso de acreedores.

El parámetro que utiliza el FOGASA para calcular el límite de pagos es el SMI. De hecho, FOGASA no abona todo lo que adeuda la empresa, aunque sí se hace cargo de unos mínimos. El límite es el doble del salario mínimo interprofesional; en estos momentos, 64,34 euros diarios (32,17 x 2) y, como mucho abonará 120 días.

Para más información: “¿Qué hacer para solicitar el pago al FOGASA?”

Evolución del SMI

En esta tabla podemos observar cuál ha sido la evolución del SMI en el Estado Español durante los últimos años.

Salario mínimo en Europa

En el siguiente cuadro podemos ver las diferencias existentes entre los salarios mínimos europeos y en qué lugar se encuentra el Estado español. Tomamos en cuenta la Europa de los 15, pese a que se haya consumado el Brexit.

Por último, en lo referente a Euskal Herria, con solo un primer vistazo, queda patente la diferencia entre el Estado francés y el español y las consecuencias y desigualdades que esto supone para las trabajadoras y trabajadores de Ipar y Hego Euskal Herria.

Asimismo, debemos recordar nuevamente que el salario mínimo no llega todavía al 60% del salario medio, tal y como se señala desde Europa. Pero, además de esto, el salario medio, tanto en la CAV como en Nafarroa, es mucho mayor. Según la última encuesta sobre estructura salarial del Instituto de Estadística (publicada en junio de 2021, pero con daros del 2019), éstos son los salarios medios:

Estado: 24.395,98
CAV: 29.476,21
Nafarroa: 27.493,93

Todos estos daros dejan clara la necesidad de una referencia propia para el salario mínimo interprofesional en Euskal Herria. Tal y como hemos dicho antes, esto supone que, para cumplir con las directrices europeas, deberíamos percibir 1.400 euros brutos mensuales (en 14 pagas).